Guía de Alimentación

Para una vida sana

Dieta

¿Es la dieta estadounidense estándar segura para las mujeres embarazadas?


Desafortunadamente, la dieta estadounidense estándar, o SAD, no es necesariamente saludable ni segura para las mujeres embarazadas. Una dieta saludable, natural y basada en plantas que Dios diseñó para usted reduce el riesgo de enfermedades y efectos secundarios desagradables como dolor, fatiga y depresión. Limpiar su dieta antes, durante y después del embarazo aumenta las posibilidades de que usted y su bebé en desarrollo se mantengan saludables.

¿Qué es la dieta estadounidense estándar?

La dieta SAD contiene los siguientes alimentos e ingredientes no saludables:

  • Carnes rojas y procesadas
  • Otros alimentos procesados
  • Granos refinados
  • Comida rápida
  • Comida frita
  • Grasas animales saturadas
  • Alimentos ricos en sodio
  • Dulces, bebidas azucaradas y otros azúcares añadidos.
  • Conservantes
  • Hormonas
  • Antibióticos

Si bien la dieta estadounidense estándar es generalmente alta en calorías, carece de suficiente fibra, alimentos vegetales integrales y vitaminas y minerales esenciales que usted y su bebé necesitan para funcionar y desarrollarse adecuadamente.

¿Por qué es peligrosa la dieta estadounidense estándar durante el embarazo?

Hay muchas razones por las que la dieta SAD no es la mejor opción para usted y su bebé durante el embarazo. Esto aumenta su riesgo de:

  • Diabetes
  • Hipertensión arterial
  • Colesterol alto
  • Enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular
  • Obesidad
  • La depresión
  • Problemas digestivos
  • Algunos cánceres
  • Periodontitis
  • Osteoporosis

Además, la dieta estadounidense estándar los expone a usted y a su bebé a deficiencias de nutrientes, crecimiento deficiente o excesivo y retraso en el desarrollo. Esto aumenta el riesgo de aborto espontáneo o muerte fetal y puede dificultar el embarazo. La alimentación triste también afecta la calidad y cantidad de la leche materna después del nacimiento de su bebé.

Recomendaciones de dieta para el embarazo

surtido de alimentos saludables

Antes, durante y después del embarazo, es importante comer bien, hacer ejercicio con regularidad y dejar los malos hábitos, como fumar, beber y tomar ciertos medicamentos, para optimizar la salud y el bienestar de su bebé. bebé en desarrollo. Considere los siguientes hábitos alimenticios saludables durante el embarazo:

Mejora tu suplemento prenatal

Evite la vitamina prenatal de los grandes almacenes. En su lugar, recomendamos BarleyMax en grandes cantidades con B12 / B6 / Folato, Yodo Naciente y Complejo de Magnesio. Beba de 8 a 16 onzas de jugo de vegetales frescos todos los días. Es un mejor seguro médico para usted y su bebé que una vitamina prenatal.

Aumentar la ingesta de proteínas.

Consuma al menos 71 gramos de proteína por día durante el embarazo y la lactancia, según lo recomendado por el Instituto de Medicina. Los alimentos proteicos nutritivos para mujeres embarazadas incluyen legumbres, nueces, semillas, mantequillas de nueces, verduras de hoja verde y leches vegetales.

Tome un suplemento de omega-3 DHA / EPA

Consuma al menos 500 miligramos por día, pero probablemente más como 1000 mg de Omega-3 EPA más DHA, incluidos al menos 300 miligramos de DHA por día durante el embarazo y la lactancia, según lo recomendado por la Asociación Estadounidense del Embarazo. . Tome suplementos dietéticos que le ayuden a cumplir con esta recomendación. Considere un aceite de pescado de alta calidad rico en DHA o un suplemento de DHA de alta potencia.

Elija una variedad de alimentos vegetales

Llene la mitad de cada plato con frutas y verduras frescas, según lo recomendado por el Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA). Elija una variedad de frutas y verduras crudas todos los días. Evite las frutas y verduras enlatadas cuando sea posible. Llene la mitad de cada plato con cereales integrales ricos en fibra, alimentos ricos en proteínas y grasas saludables para el corazón. Elija principalmente proteínas vegetales y cereales integrales orgánicos, como:

  • quinua
  • Arroz integral
  • Frijoles
  • sémola
  • Mijo
  • Lentejas

Ejemplos de grasas saludables son los aceites sin refinar, aguacates, aceitunas, nueces, semillas y mantequillas de nueces.

Come verduras, frutos secos y legumbres ricas en magnesio.

La falta de magnesio es la principal causa de preeclampsia y partos prematuros. Recomendamos jugos de vegetales diarios, verduras de hoja verde, almendras y legumbres para satisfacer sus necesidades diarias de magnesio. Además, considere tomar un suplemento de magnesio biodisponible de alta calidad.

Evita el pescado

El mercurio es una neurotoxina que puede dañarlo a usted y a su bebé en desarrollo cuando se consume en exceso, y algunos tipos de pescado contienen grandes cantidades de esta toxina y otros de nuestros océanos contaminados.

Di no a las carnes rojas y procesadas

Evite siempre las carnes procesadas y, si es posible, evite las carnes rojas antes, durante y después del embarazo. Una agencia de la Organización Mundial de la Salud clasifica la carne procesada como carcinógena y la carne roja (cerdo, res, cabra y cordero) como un alimento que probablemente causa ciertos cánceres. Evite el tocino, las salchichas, los embutidos, el jamón, las salchichas y otras carnes muy procesadas.

Evite las bebidas azucaradas y el alcohol.

El agua, las leches vegetales y los jugos de vegetales frescos son las mejores opciones de bebidas durante el embarazo. Evite las bebidas azucaradas como las gaseosas que aportan calorías pero pocos nutrientes esenciales o ninguno. Evite el alcohol por completo, ya que puede causar problemas de salud, anomalías físicas y retrasos en el desarrollo de los bebés.

Evite los cereales refinados y los dulces.

Al igual que las bebidas azucaradas, los dulces y los cereales refinados, como el pan blanco y el arroz blanco, agregan calorías pero carecen de fibra y otros nutrientes esenciales que usted y su bebé necesitan para un embarazo saludable.

Di no a las grasas animales y los alimentos fritos

Para mantener su corazón sano y reducir el riesgo de enfermedades, reemplace las grasas trans, los alimentos fritos y las grasas animales saturadas, incluida la mantequilla, los productos lácteos con alto contenido de grasa y las carnes con alto contenido de grasa, con sustitutos de plantas nutritivas.

Comer por dos

Cerrar el estómago de la mujer embarazada

Comer para dos y mantenerse saludable a usted y a su bebé implica:

  • Elija una dieta a base de plantas sobre todo
  • Evitar la dieta estadounidense estándar
  • Tome los suplementos dietéticos Hallelujah según sea necesario para prevenir deficiencias.

Si está amamantando, continúe con una dieta saludable durante el embarazo para maximizar el contenido nutricional de su leche.



DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *