Guía de Alimentación

Para una vida sana

Fitness

Cómo la atención plena puede ayudar a que las relaciones prosperen

atención plena

La atención plena relacional es una práctica humanista de comunicación compasiva. El objetivo es que los socios compartan lo vulnerable y escuchen con empatía para establecer una conexión más significativa a través de una comprensión más profunda. En relación con la atención plena, no nos centramos en las soluciones porque surgen de su corazón. Más bien, el enfoque está en desarrollar una mayor conciencia y compasión por uno mismo y por los demás. El amor no es un negocio; es el resultado de sentirse visto y oído sin juzgar.

La atención plena

Practicar la atención plena en las relaciones requiere el coraje para enfrentar los miedos y las creencias negativas que obstaculizan su capacidad para expresarse verdaderamente. También requiere que aceptes el hecho de que dos personas no pueden ver las cosas exactamente de la misma manera. El darte cuenta de que tu pareja no puede leer tu mente te obliga a aumentar tu autoconciencia y a llevar tu relación más allá de reacciones inmaduras que te confunden, frustran y te alejan. Si quieres que te entiendan, tienes que mostrarle a tu pareja quién eres, sus defectos y todo, y tener claros tus sentimientos y necesidades.

Permitirse ser vulnerable no es fácil, incluso en una relación romántica. Puede traer a la mente viejas heridas y el miedo a ser herido o rechazado. Pero para lograr una relación verdaderamente íntima, debes correr el riesgo de dejar entrar a tu pareja y expresar cómo te sientes. Cuanto más te abres, más cosas dices en voz alta, menos poder tiene el miedo sobre ti. Por lo tanto, cuanto más crezca como individuo, mejor será su relación.

En el corazón de la atención relacional está también el concepto de dejarte a un lado, lo que significa dejar de lado temporalmente tus necesidades, opiniones y creencias para que puedas estar completamente presente para tu pareja y ver las cosas desde su punto de vista. Sentarse a un lado es una de las habilidades de comunicación más difíciles. Significa contener las ganas de defender y recurrir a reacciones que primero deben resolverse antes de llegar al problema real. Cuanto más practique esta habilidad, sabiendo que tendrá su turno más adelante, más satisfecho estará al ofrecer esta apertura el uno al otro.

.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *